El uso de alcoholímetros para detectar los niveles de esta sustancia presentes en la sangre después de ingerirla es un acto responsable tanto para la vida propia como para la seguridad de otros, especialmente si se espera conducir en este estado. 

Además, cada país tiene sus propias normas respecto a la cantidad máxima autorizada y excederla puede significar multas y sanciones de tránsito. A continuación, te presentamos algunos de los probadores de alcohol que existen actualmente.

¿Qué son los probadores de alcohol?

También llamados alcoholímetros, son dispositivos capaces de medir la concentración de alcohol presente en el aliento de una persona. Dicha medida se expresa en mg/l y representa la cantidad de esta sustancia en la sangre.

Las autoridades suelen tener uno de estos dispositivos para realizar un chequeo a cualquier ciudadano cuyas acciones o actitud generen sospecha de haber consumido alcohol y tenerlo en su organismo por encima de los niveles permitidos. Sin embargo, cualquier persona puede adquirirlos en el mercado y utilizarlos a modo de precaución antes de conducir después de haber bebido.

Tipos de alcoholímetros existentes en el mercado actualmente

Si estás pensando en adquirir tu propio alcoholímetro para usarlo personalmente, te será de gran utilidad conocer los tipos que existen actualmente, de modo que escojas el más conveniente para ti.

Alcoholímetro digital

Este tipo de alcoholímetro funciona con batería, sus resultados son confiables y usarlo es muy fácil. Posee una pantalla LCD con luz y apagado automático para ahorrar energía.

Puedes conseguirlo con hasta 10 boquillas intercambiables y es posible usarlo más de 200 veces para medir el nivel de alcohol en sangre, los resultados se expresan en tres unidades de medida entre las cuales puedes escoger.

Alcoholímetro químico

Esta es, posiblemente, la opción más barata en cuanto a alcoholímetros se refiere, es fácil de usar y muy práctico, pues te permite analizar el nivel de alcohol presente en la sangre por medio del aliento.

La única desventaja es que se trata de un dispositivo desechable, de modo que solo puedes usarlo una vez pero puedes mantenerlo en la guantera de tu coche para que esté disponible ante cualquier necesidad.

Alcoholímetro electrónico

Este dispositivo también funciona con batería, lo cual le otorga una autonomía duradera que resulta muy útil y se considera de gama alta en lo que respecta a los alcoholímetros.

Su mecanismo de apagado automático se activa a los 15 segundos de inactividad para ahorrar energía, dispone de una pantalla LCD con luz para que puedas apreciar los resultados aunque esté oscuro y puedes adquirirlo con varias boquillas intercambiables.

Es tan versátil que permite registrar hasta 20 mediciones, las cuales pueden ser expresadas en tres unidades de medida diferentes, a gusto del usuario y para ajustarse a las leyes de tránsito de los países del continente europeo.

¿Cómo funcionan los alcoholímetros?

Dependiendo del tipo de alcoholímetro que escojas, su funcionamiento será diferente. Por ejemplo, el modelo químico funciona por medio de un globo que se infla con el aire exhalado por el usuario.

Luego, se requiere desinflarlo manualmente para efectuar la prueba y determinar el resultado según el color que adquieran los cristales del tubo: amarillo indica un nivel aceptable de sobriedad, mientras que el verde es indicativo de que no puedes conducir.

Con respecto al modelo digital y electrónico, se debe colocar una nueva boquilla en el dispositivo antes de encenderlo y aguardar a que se caliente. Luego, mediante una señal sonora el alcoholímetro le avisa al usuario cuando es el momento de soplar y deberá mantenerse expulsando el aire hasta que suene de nuevo.

Finalmente, los resultados se mostrarán expresados en mg/l en la pantalla al cabo de unos segundos.