Si te sientes agotado con frecuencia, esto puede indicar que es hora de revisar tu dieta y rutinas de ejercicio más de cerca. Si quieres tener más energía a lo largo del día, bebe mucha agua: ¡puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y los niveles de energía!

Encontrar información precisa sobre nutrición y salud puede ser difícil. Con tantas opiniones, datos y consejos, averiguar qué es lo más adecuado para ti puede resultar desalentador. Es probable que te sientas perezoso y somnoliento a diario si no comes los alimentos adecuados. Esto se debe a que ciertos tipos de alimentos pueden agotar los nutrientes esenciales de tu cuerpo, como el hierro, las vitaminas B12 y C, y minerales como el magnesio y el calcio, dejando tu cuerpo susceptible a infecciones como la gripe.

Según Yasi Ansari, RDN de la Academia de Nutrición y Dietética, su productividad y estado de alerta pueden verse afectados si no consume suficientes grasas saludables y carbohidratos complejos, que aportan nutrientes esenciales para el cerebro. El nivel de azúcar en sangre también puede bajar demasiado y provocar mareos, temblores y dolores de cabeza.

Jessica Whitcomb, M.S., dietista diplomada y portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética, señala que tomar ciertos medicamentos puede causar sensación de fatiga; dice que esto puede deberse al agotamiento de vitaminas y minerales de tu cuerpo por tomar ciertos fármacos.

Existen medidas que puedes aplicar para aumentar la densidad de nutrientes de tu dieta y mantenerte alerta durante todo el día

Un buen punto de partida es una dieta rica en frutas y verduras, proteínas magras, cereales integrales y grasas saludables. Si sus niveles de energía siguen siendo deficientes, puede que merezca la pena consultar a un profesional sanitario para descartar cualquier afección médica que pudiera estar contribuyendo a ello. A continuación, su dietista online puede sugerir un plan de acción para tratar los síntomas y aumentar la energía.

El Dr. Samuel Werner, de West Hartford, Connecticut, sugiere reducir el estrés. Sin embargo, la ansiedad crónica puede dejarle exhausto; por lo tanto, puede ser prudente buscar ayuda profesional si este es un problema. Por último, es posible que padezca una enfermedad subyacente, como depresión o ansiedad. Aunque a menudo lleva tiempo superar estos problemas y la fatiga que provocan, dejar que sigan sin control puede llevar al agotamiento y al agotamiento físico, que son extremadamente peligrosos para tu salud.

Encontrar tiempo para hacer ejercicio puede ser difícil con largas jornadas de trabajo, horarios apretados y una lista interminable de tareas pendientes, pero hacer ejercicio no tiene por qué ser una tarea pesada, sino que puede formar parte de un hábito saludable que le ayude a hacer más cosas a lo largo del día e incluso a mejorar la calidad del sueño.

Una actividad física satisfactoria debe hacerte sentir bien y encajar perfectamente en tu estilo de vida, así que aquí tienes algunas ideas para ponerte en marcha:

  • Busca una actividad o clase que te proporcione diversión y te suponga un reto, como el yoga o la danza.
  • Divide tu entrenamiento en pasos diarios manejables que te ayuden a mantener rápidamente tu rutina. Esto puede hacer que mantenerla sea mucho más sencillo.
  • Investiga y prueba varios programas de ejercicio hasta que encuentres el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Seleccione un programa adaptado a sus necesidades y objetivos, que ofrezca opciones de apoyo continuo.
  • Considere la posibilidad de contratar a un entrenador nutricional virtual o en línea que le ayude a controlar sus progresos y a fijar objetivos.


Los entrenadores nutricionales eficaces pueden ayudarle a alcanzar sus objetivos de salud y forma física

Estos ayudarán a adaptar prácticas nutricionales específicas a su estilo de vida e identificar cualquier afección médica subyacente que pueda comprometer sus niveles de energía. Incluso le ofrecerán orientación a la hora de seleccionar dietas más sanas para usted y su familia, como evitar los alérgenos, mejorar el control del peso o aumentar el rendimiento físico. Además, estos profesionales ofrecen apoyo emocional y motivación para alcanzar los objetivos de salud y forma física.

La fatiga es una preocupación genuina, y sus causas pueden ir desde influencias ambientales hasta un estilo de vida desequilibrado. Para combatirla eficazmente, tome medidas proactivas que mejoren los niveles de energía, la calidad del sueño y la salud en general.

Existen varios enfoques para cuidarse mejor, por lo que es crucial seleccionar aquellos que se ajusten a sus necesidades particulares. Su médico es la mejor fuente de información tanto sobre su cuerpo como sobre su estilo de vida: buscar asistencia médica puede garantizar que surja la versión más sana de usted.
Supongamos que necesita orientación para dar los siguientes pasos hacia el bienestar. En ese caso, existen diversos recursos gratuitos que pueden ayudarle a encontrarlos.

El estrés es parte integrante de la vida, pero demasiada ansiedad puede llegar a ser abrumadora y causar estragos en la salud mental y física, las relaciones y los problemas de peso

Si te sientes constantemente ansioso, reducirlo puede ser útil. También puede ser útil hablar con alguien sobre su forma de pensar para encontrar una solución adaptada específicamente a usted. El estrés crónico puede tener muchos efectos secundarios perjudiciales, desde baja autoestima y ansiedad hasta problemas digestivos como el síndrome del intestino irritable o úlceras de estómago, y enfermedades cardiovasculares.

Además, puede aparecer fatiga cuando se está expuesto a hormonas del estrés como el cortisol. Al mismo tiempo, factores de riesgo como la hipertensión, las enfermedades cardiacas y la obesidad aumentan significativamente.
El estrés puede controlarse haciendo ajustes en el estilo de vida y empleando técnicas de relajación, mindfulness o hablando con alguien. Además, hacer ejercicio con regularidad y seguir una dieta equilibrada son excelentes estrategias para combatir el estrés.

Ante el estrés crónico, el organismo libera hormonas del estrés adicionales para prepararse para una posible situación de «lucha o huida». Esto hace que los latidos del corazón se aceleren, los músculos se tensen y la piel se vuelva sensible. Sin embargo, estas sensaciones deberían remitir poco después de que haya terminado un acontecimiento. Sin embargo, si continúan mucho después de que haya terminado, se debe buscar ayuda profesional inmediatamente.

El alivio del estrés consiste en cambiar de entorno y alejarse de lo que lo provoca

Por ejemplo, si se siente abrumado por una situación en el trabajo o en la escuela, intente ir a una habitación separada para descansar de las distracciones. Además de gestionar el estrés de forma eficaz, puede ser útil pasar tiempo con amigos y familiares que te apoyen, te animen y aumenten tus niveles de energía.

Hablar con alguien puede marcar una diferencia significativa en cómo se siente: que alguien le escuche puede proporcionarle una sensación de alivio y estímulo muy necesaria. Si padece estrés crónico, acuda inmediatamente al médico. Esperar puede poner en peligro el bienestar mental y físico, por lo que una intervención temprana es aún más necesaria.